Cover-lbeaute-julio-2019

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

La impactante evolución de la secadora de pelo

La herramienta de ‘styling’ por excelencia, existe desde años atrás y como buena aliada de belleza, ha ido evolucionando para ofrecer mejores resultados tanto en aspecto como en funcionalidad y beneficios capilares

Las secadoras para el pelo que usaban en la década de los 90 eran diseñadas con componentes distintos a los que se utilizan hoy. Los salones de belleza más exclusivos de todo el mundo lograron atraer a más clientas gracias a este invento que surgió para darle más volumen y estructura a la melena. Generaron el fenómeno de las exhibiciones en las peluquerías, donde mostraron diferentes técnicas de recogidos, coletas y rulos.

Es interesante regresar el tiempo y ver como ha avanzado la tecnología en estas herramientas indispensables para peinar y detallar el pelo.

La evolución de los secadores de cabello

Al ser un utensilio fundamental en el ámbito de la belleza, han ido experimentando cambios que han ido surgiendo a partir de la tecnología de ese momento. En todo el mundo empezaron a surgir marcas nuevas que además de secar el pelo era un must para peinar el cabello de diferentes maneras.

1890

La primera secadora eléctrica fue creada en Francia por el peluquero Alexandre Godefoy, quien se inspiró en una aspiradora. La bomba de aire centrífuga crea un vacío que absorbe el polvo, y el movimiento del motor calienta los gases de su interior. Lo que hizo Alexandre es quitar el tubo de la entrada y lo colocó donde salía el aire caliente, fue así que nació la primera versión del secador. Las características de esta maquina limitaban las posibilidades de establecerse en los salones de belleza, ya que era de gran tamaño, ruidosa y pesada.

1911

El estadounidense Gabriel Kazanjian creó la primera patente del secador portátil para usar en el hogar. La idea fue maravillosa y útil, ya que no tenían que ir al salón de belleza, sin embargo, su estructura pesaba mucho y era difícil de manipular.  Además, eran peligrosos de usar, ya que al contacto con el agua hacían corto circuito, por lo tanto dejaron de salir a la venta.

1920

En esta época el secador eléctrico de mano fue diseñado con piezas más pequeñas, componentes más livianos y una estructura que estaba compuesta por un ventilador y una resistencia que calentaba el aire. Fueron creados por Racine Wisconsin, con las compañías Universal Motor Company y Hamilton Beach. A pesar de las mejoras que se instalaron siguieron siendo voluminosos y el aire que sacaban del ventilador era mínimo, sin embargo esto no fue obstáculo para que se volvieron populares en el mercado.

1928

Llegaron los primeros secadores de pelo, los cuales consistían en tubos conectados a una bobina, que únicamente generaban entre 100 y 150 vatios de calor, actualmente constan de 2.000 vatios.

1930

En este año se adaptaron tubos más resistentes y se crea la secadora de casco, el funcionamiento era prácticamente igual a los anteriores, solo que al encerrar el aire se mejora la concentración y dirección hacia el punto principal que es la cabeza; en este año ya generaban 250 vatios de calor.

1940

Desarrollaron los mandos para regular la velocidad del aire y la temperatura, los que modernizaron más el artefacto. Los secadores del salón de belleza siguieron siendo la mejor opción hasta 1970, cuando surgieron de nuevo los portátiles con nuevas asignaturas. Las mujeres aplicaban ruleros y pasaban horas sentadas en aire caliente para fijar sus rulos.

1950

La tecnología aumentó considerablemente y surgieron aparatos especializados en el secado y cuidado del pelo que funcionaban por medio de la luz. Aún así, el aire caliente que producían los aparatos no era el esperado por los fabricantes. En esta década producían hasta 300 vatios de calor.

1960-1970

Con la innovación de la técnica y la creatividad de los fabricantes, se logró diseñar secadores de mano más seguros, potentes y de materiales livianos que fueran inertes a el agua y no se quemaran. Su peso era mínimo y práctico para transportar, además se inventaron motores eléctricos que disminuían energía y generaban hasta 600 vatios.

1980-1990

Fue una época complicada para la producción de secadores para las estéticas, debido a la llegada de los portátiles. Se volvió cómodo tener una maquina de secado en el hogar, esto afectó a las estéticas ya que las mujeres empezaron adquirir la nueva revolución instrumentos y dejaron de asistir a peinarse. Éstas generaban 1.000 vatios y se podían llevar de viaje.

2000

Actualmente existen variedad de marcas que ofrecen secadoras de pelo con tecnología de alta gama, ergonómicas, con eficiencia energética y menor ruido. No dañan el pelo, se diseñan con turmalina y cerámica, estos dos materiales hacen que se caliente más rápido y el secado sea más corto.

Supersonic de Dyson

Secador de pelo Italy 4D Theraphy de GA.MA

Fotografías de Pinterest

Sé parte de nuestra comunidad