La guía exacta para una piel libre de vello

Siendo un proceso por el que pasamos día con día, existen factores que debemos evitar para que nuestra piel no salga afectada.

Cada persona tiene su ritual diferente para llegar al objetivo, el cual es lucir increíble y una piel radiante. Pero existen maneras de ayudar a lucir la mejor versión de una piel libre de vello, sin importar el método que se utilice.

Do: Exfoliar

Es de suma importancia una exfoliación antes y después de depilar cualquier zona. El hacerlo previamente ayuda a que la piel muerta e imperfecciones no impidan que puedas remover el vello con facilidad. La clave es preparar tu piel para que al final no queden vellos enterrados ni la dermis irritada. Al finalizar, es preferible que realices una exfoliación muy ligera para remover cualquier tipo de residuos. Si decidiste afeitar la zona, aplica una pequeña cantidad de crema humectante en la zona y continúa utilizándola por dos días más.

Don’t: Altas temperaturas

Lo ideal es realizar la exfoliación con agua tibia o incluso fría, esto para evitar poros abiertos y futuros problemas. El agua caliente sólo lastimará la piel, irritándola y dejando los poros abiertos, estos se pueden infectar, o promover vellos enterrados. La mejor opción es, una vez realizada la exfoliación, preparar la piel con agua fría, y así conseguir mejores resultados, además de tener una dermis sin irritaciones.

Do: Hidratar

Después de haber depilado o afeitado cualquier zona, lo mejor es brindarle la humectación que necesita. Es importante saber que la mejor opción pueden llegar a ser las cremas humectantes o aceites hidratantes, sobre todo si se tiene una piel seca. Para aplicar el hidratante que nuestro cutis necesita, es necesario esperar por lo mejor 10 minutos después de la depilación. Ya que al haber transcurrido esa cantidad de tiempo, podemos estar seguros que la piel ya no estará en una etapa de sensibilidad y los poros estarán cerrados. Por otro lado, este es el momento indicado para absorber los nutrientes necesarios.

Don’t: Exponer la piel

Es claro que al realizar una depilación es porque el fin buscado es mostrar una piel libre y sana. Pero esto podría estar dañándola. Es preferible que después de haber llevado a cabo una depilación, esperes por lo menos 4 horas antes de exponerla a los rayos UV o incluso nadar. Ya que estos factores pueden crear efectos negativos en la piel, provocando una irritación que puede durar días. Lo mejor es esperar el tiempo indicado para que la piel esté lista y preparada para lucir espectacular por mucho más tiempo. De preferencia, evita depilar zonas que hayas bronceado previamente , ya que podrías lastimar tu piel de una manera importante.

No olvides siempre mantener tu piel limpia, humectada y protegida de los rayos del sol antes y después de una depilación.

Fotografías: Pinterest