Debes deshacerte de estos hábitos al bañarte

Cada persona tiene una rutina de limpieza corporal diferente, pero puede ser que ciertos procedimientos estén provocando efectos negativos en tu cuerpo.

Existen varios procesos que realizamos al momento de tomar una ducha, pero no todos aportan beneficios para la piel o el pelo en general. En sí se vuelven errores que cometemos día a día sin ni siquiera estar enterados.

1. Lavar el rostro

Es muy común limpiar la cara mientras nos duchamos, pero en sí perjudica el cutis. El agua con la que nos bañamos suele estar en temperaturas mucho más alta que con la que nos lavamos cuando no estamos dentro de la regadera y esto puede provocar una deshidratación severa a la piel de la zona. Si se es propenso a acné o con cutis graso, se recomienda lavarla antes o después de bañarse para no generar una sobreproducción de grasa.

2. Esponja de baño

El no cambiar constantemente de esponja o cepillos exfoliantes, puede ocasionar que dentro de ellos se produzcan millones de bacterias y gérmenes, los cuáles los esparces por la piel al bañarte. Es importante cambiarlos por lo menos, una vez al mes.

3. Uso de fragancias

El utilizar jabones con esencias puede llegar a resecar seriamente el cutis. Aunque pudiera parecer la mejor opción para tener un aroma fresco en la piel, este tipo de jabones, combinados con agua en altas temperaturas,  puede provocar una irritación en la dermis.

4. Utilizar agua muy caliente

Poner el agua a altas temperaturas es un proceso muy relajante para algunas personas, pero puede ocasionar la caída del pelo. Además es posible que ocasione puntas abiertas, ya que es como si le estuvieras aplicando calor directo sin algún tipo de protección. Es preferible bañarse con agua a temperatura media para así no irritar el cuero cabelludo.

5. Evitar las duchas frías

El agua en temperaturas muy bajas es el mejor aliado para la piel. Además de tonificarla, purifica los poros y lo cierra, así evitando posibles apariciones de imperfecciones en el cuerpo. Con solo permanecer 30 segundos en una ducha fría, se podrá ver la diferencia de un sistema inmunológico fuerte, una piel más suave y tersa, y un pelo mucho más saludable.

6. Exfoliar de más

El remover las células muertas del cuerpo es esencial para una piel radiante, pero se tiene que hacer con delicadeza y cada cierto tiempo. Aunque la frecuencia depende de cada persona, no es recomendable hacerlo diario. La mejor opción es mínimo una vez al mes, máximo una vez a la semana. Al remover el exfoliante procura aplicar agua fría, así la piel quedará más suave.

Al final no olvides hidratar tu cuerpo con una crema humectante y protegerla del sol en todo momento.

Fotografías: Pinterest