Cover-lbeaute-julio-2019

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

5 claves para entender el ‘facial cupping’

El uso de ventosas en la cara para obtener un efecto ‘lifting’ inmediato, posiciona al ‘facial cupping’ como una de las técnicas más populares. 

 

Cuando buscamos en Google la palabra cupping, lo primero que sale en resultados son moretones circulares. Sin embargo, el facial cupping es completamente diferente al body cupping. Además de ser una de las más utilizadas por famosas como Jennifer Aniston y Gwyneth Paltrow, es una práctica antigua utilizada para lograr una tez radiante y piel inmaculada. Te damos las claves para entender esta técnica a la perfección.

 

¿De dónde viene el ‘facial cupping’? 

 

Esta es una antigua práctica de curación originaria de China, en la que un experto recurre al uso de ventosas sobre la piel para estimular los músculos. Se puede hacer tanto en el cuerpo como en la cara. Tiene usos múltiples que van desde disminuir la inflamación, aliviar la tensión muscular y mejorar el flujo sanguíneo, hasta promover la regeneración celular. En la antigüedad, se creía que la formación de ventosas mejoraba el flujo de energía positiva en el cuerpo. Aunque esta práctica está vinculada a la antigua medicina china, estudios prueban que los egipcios también usaron esta terapia.

 

¿En qué consiste?

Cada sesión realizada por un terapeuta, dura aproximadamente media hora. Antes de comenzar, se limpia la piel a fondo para luego aplicar aceites terapéuticos y masajear utilizando una máquina especial con ventosas. La succión inversa crea un vacío y levanta los tejidos faciales. Luego, el terapeuta mueve la ventosa y da un masaje.

¿Cuáles son sus beneficios?

 

  • Alivia la tensión muscular.
  • Promueve la producción de colágeno mediante la estimulación de las células.
  • Fortalece los tejidos faciales.
  • Mejora la circulación de la cara.
  • Ilumina la piel.
  • Reduce la hinchazón.
  • Sirve para prevenir la aparición de líneas finas, arrugas y manchas.
  • Tonifica la cara y cuello, especialmente las áreas de la mandíbula y la barbilla.

 

¿Se puede hacer en casa?

 

Los expertos recomiendan realizar este tratamiento de dos a tres veces por semana durante 10 o 15 minutos. Es básico realizarlo por la mañana, para aprovechar el efecto que deja sobre la piel. Lo ideal es trabajar de abajo hacia arriba y luego hacia afuera. ¿El resultado? Pómulos definidos y cejas levantadas.

 

¿Qué productos se necesitan?

 

Lait de Beauté, Guerlain.

 

Facial Lift in a Box, Antonia Burrell

 

The Renewal Oil, La Mer

 

 Capture Youth, Dior

 

 

Fotografías: Cortesía de la Marca y Istock

Video: Net-A-Porter

Sé parte de nuestra comunidad