Cover-lbeaute-julio-2019

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

Los beneficios de las algas marinas para la piel y el cuerpo

Los océanos constituyen aproximadamente el 70% de nuestro planeta, por lo que algunos de sus tesoros ocultos y holísticos como las algas marinas, resultan irresistibles para todo amante de la belleza.

 

Cuando hablamos de la vida marítima, sin duda los organismos de mayor interés son las algas marinas. Capaces de realizar la fotosíntesis oxigénica y obtener el carbono orgánico con la energía de la luz del sol, estas maravillas provenientes del mar, absorben los nutrientes del fondo marino, por lo que contienen aún más nutrientes y vitaminas que algunas de las frutas y verduras cultivadas en la tierra.

 

Consideradas uno de los supefoods más aclamados de este año, las algas marinas están en todas partes: desde los smoothies que tomamos después de hacer ejercicio, hasta el sushi o algunos productos para el cuidado de la piel. Además de representar la única fuente vegana de aminoácidos esenciales, tienen muchos beneficios que te enlistamos a continuación.

 

Ayudan a prevenir los signos de la edad.

 

Ya sea aplicándolas de manera tópica o como parte de una dieta balanceada, son buenas para combatir el acné y los signos del envejecimiento. Según los expertos, su alto contenido en minerales como el calcio, zinc, hierro, sodio, potasio y magnesio, reducen la inflamación y ayudan a proteger la piel de la deshidratación, así como de los radicales libres y el daño solar. ¿Lo mejor de todo? Al ser ricas en vitamina C, estimulan la producción de colágeno y niacina.

 

 

Aceleran el metabolismo.

 

Las algas contienen fibra soluble e insoluble, por lo que son fuente de probióticos que reducen la hinchazón y facilitan la digestión. En los últimos años han aparecido innumerables publicaciones que hablan sobre los polisacáridos sulfatados presentes en estos organismos y cómo estos ayudan al crecimiento de bacterias intestinales favorables, así como a la producción de ácidos grasos que protegen el estómago.

 

Fortalecen el sistema inmunológico.

 

Entre los antioxidantes presentes en las algas marinas están el alginato y la fucoxantina. Otros compuestos importantes son los polifenoles, que pueden respaldar los procesos anticancerígenos en el cuerpo.

 

 

Ayudan al buen funcionamiento de órganos como el cerebro y el corazón.

 

Estudios científicos han demostrado que esta planta reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, estabiliza los niveles de azúcar en la sangre y estimula el sistema linfático. Por otra parte, los ácidos grasos Omega-3, el EPA y el DHA que se encuentran en las algas marinas, son buenos para la memoria y el rendimiento.

 

¡Súmalas a tu rutina de belleza!

 

Fotografías: Pinterest

Sé parte de nuestra comunidad